Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 17 de enero de 2019

DESMONTANDO EL MITO DEL PIB



Por Ricardo J. Machado, ( HABANA INSIDER 1163)

La segunda parte de 2018 estuvo cargada de acontecimientos de mucho peso para los cubanos: nuevo presidente, intenso debate constitucional  serias deficiencias en la toma de decisiones de algunos ministerios e inesperadas escaseces. Se configuro un fin de año tenso y contradictorio.


Pero lo  que sucede conviene .Aquí intentamos ofrecer una interpretación constructiva de algunos de los hechos que en nuestra opinión tienen mayor significación comenzando en esta primera parte con el tema del PIB. En las próximas notas comentaremos las restantes, que incluirán ademas un intento sintético, sin muchas pretensiones de un balance de los primeros seis meses del ingeniero presidente.

¿ Sirve el PIB para dar una idea real del grado de desarrollo y bienestar de una sociedad?

Creo que el discurso oficial hace demasiado énfasis acerca del PIB y los medios así lo reflejaron. Fue una actitud discreta y medida del gobierno cubano y hasta cierto punto pudorosa.  Es un indice bajo es cierto, pero también lo es que son muchos los paises que tienen un desempeño semejante o inferior. Esperemos el acostumbrado informe anual del Banco Mundial y lo comprobaremos. La diferencia es que ninguno enfrenta una guerra y persecución económica implacable del pais mas poderoso del mundo. Tiene razón el gobierno cubano al mantener una actitud positiva hacia ese 1,2.

El desarrollo de una nación debe ser medido tanto mediante variables tangibles como intangibles. Es notable la producción científica de investigadores –incluso desde el capitalismo-que defienden la importancia para el crecimiento de un pais y sus organizaciones de los activos intangibles. El PIB muestra un enfoque demasiado unilateral hacia las variables tangibles. (En un texto anterior hice una exposición un tanto detallada acerca de la importancia de los activos intangibles en el modelo cubano y su aporte a la sostenibilidad de nuestro proyecto de nación).

Es tan grosero el PIB como instrumento de medición  que excluye por ejemplo la salud y la educación de una nación. En la década de los 80, el mismo Fidel realizó una critica pertinente. En realidad somos cada día mas los especialistas de ciencias sociales –dentro y fuera del pais- que no confiamos demasiado en su potencial de diagnóstico. No son pocas las fuentes que pueden ser citadas sobre el tema.

Incluso desde el mismo campo de la ideología capitalista existen testimonios de mucho interés como el que nos deja un político de reconocido talento, como Robert Kennedy, que en 1968, en uno de sus discursos se refirió a este asunto del PIB;

"…no toma en cuenta la salud de nuestros hijos, la calidad de su educación, ni el gozo de sus juegos. No se incluye en él la belleza de nuestra poesía, ni la solidez de nuestros matrimonios, la inteligencia de nuestros debates públicos. No mide nuestro ingenio ni nuestra valentía, tampoco nuestra compasión o nuestra devoción a la patria; en pocas palabras:lo mide todo, menos todo aquello que hace que valga la pena vivir la vida".

De aqui los cubanos podríamos extraer algunos de estos elementos y añadir solidaridad ante la adversidad ajena, orgullo por nuestra historia, disposición a enfrentar el desafió del gigante del norte en sus propias narices y sobre todo dignidad y amor a la independencia y soberanía de la nación. Incluir ademas la disposición a pagar el precio que todo ello implica para el deterioro de los aspectos materiales de nuestra vida cotidiana.

En fin, nuestro PIB es bajo y agrio como cierto vino, es verdad, pero es nuestro PIB con dignidad.(disparates ministeriales aparte).

Las particularidades de la situación cubana en cuanto a la medición del grado de bienestar obliga a nuestros científicos a desarrollar instrumentos mas adecuados a nuestra realidad para una interpretación de mayor objetividad. Que valor otorgarle por ejemplo a la seguridad de nuestras calles o a tener un gobierno honesto –que se equivoca- como  cualquier otro gobierno, pero sobre una base ética? No son muchos los paises que disponen de esta fortaleza.

Están por ejemplo el indice de desarrollo humano (IDH), el coeficiente Gini para medir desigualdad –tambien con limitaciones-y sobre todo el instrumento conocido como paridad del poder adquisitivo (PPA) muy utilizado por los chinos. Este ultimo merece un comentario.

Se trata por ejemplo, de ponderar el valor (cuantitativo y cualitativo; kilocalorias y gramaje diario de ingesta de proteína) de una comida popular, digamos la conocida "pizza de papelito" y la llamada "cajita", cuyo precio, hasta hace poco se movía alrededor de un CUC con tendencia al alza. Un asunto pendiente es investigar como es la alimentación promedio del cubano medio.

Si como propone el modelo cubano y exhorta con frecuencia el presidente a instaurar un gobierno electrónico, este no podria alcanzarse sin proveer de una base científica a las decisiones del Estado, en primer lugar, y también a los sectores vinculados a la actividad económica, principalmente al conjunto de empresas del Estado.

Para lograrlo debe superar un obstáculo esencial pendiente: construir un sistema nacional de estadística oportuno y confiable.

No lo tenemos y sin resolver ese problema no podemos ni soñar con una gobernanza con fundamentos integrados por las ciencias , principalmente las económicas y sociales. En la implementacion de las partes esenciales del modelo cubano el papel decisivo lo tienen las ciencias del comportamiento: Economía-Sociología-Psicología entre otras- cuya tarea priorizada es articular racionalmente la mente,los sentimientos y el bolsillo de la mayoría de los ciudadanos como hemos advertido en textos anteriores.

Aquí se encuentra la clave de la sostenibilidad de los sistemas sociopoliticos y el socialismo no es una excepción. Gobernar es preveer como decía Marti, pero para preveer –social y económicamente hablando -uno tiene que  medir para interpretar (diagnosticar) y a partir de ahí gestionar.

Entre diagnostico y medición existe una interrelación que implica primero decidir que medir y despues construir los instrumentos de medición de bienestar. Concluyendo: sin un sistema integral y coherente de instrumentos de medición no es viable una gobernanza científica.

La tarea urgente de los científicos sociales cubanos es construir los instrumentos de medición que nos faltan, perfeccionar los que tenemos y estudiar para ajustar los que se utilizan internacionalmente, pero respetando su esencia para que la imagen -pais de Cuba sea compatible con el resto de las naciones.

No estoy proponiendo desechar el PIB. Pero hay que identificar a la mayor brevedad como medir la desigualdad, la pobreza, el ritmo de crecimiento de la riqueza y las interrelaciones con las dos anteriores. No hay que tenerle miedo a este tema, pues Cuba tiene escenarios muy superiores a la media.

No debemos seguir ignorando el indice de inflación anual, ni el de consumo diario de proteínas y kilocalorias, los cuales hace años que no se mencionan.

Faltarían en mi opinión disponer también de un indice de medición de activos intangibles relacionados con la gestión de la vida espiritual del pais, principalmente en la cultura en la que hemos alcanzado estándares de nivel internacional, que algunos paises desarrollados no tienen y que muchos cubanos subestiman porque carecen de marcos de referencias. Esta zona esta muy relacionada con lo que podríamos llamar la gestión del talento en la vida espiritual (GTVE)

Cuanto vale para muchos cubanos asistir a una sesión de ballet de una de las mejores compañías del mundo o disponer-como en la capital cubana y otras del pais- de ofertas culturales diversas y de calidad que no tienen nada que envidiar a la de paises desarrollados?

Estos éxitos innegables-nos quedamos esperando un trabajo de sociología cultural de la experiencia de la muestra de las artes cubanas en el Kennedy Center- y el mencionado indice GTVE contrastan con los que es el talòn de Aquiles de la sociedad cubana: la gestión del talento en la vida material (GTVM). 

A veces uno tiene la impresión que en ciertas áreas y niveles de la dirección del pais existe un sentimiento larvado y hostil a la inteligencia humana. Ya sucedió en el socialismo europeo, no seria extraño que este virus apareciera aqui.

Creo que junto con el bloqueo este podría ser el principal obstáculo a nuestro desarrollo en la actividad económica y la prosperidad de la nación.

Lo mismo que hemos sabido hacer en la esfera de la cultura, el deporte, la esfera militar, y algunas de la ciencia, nos ha estado vedado en los sectores de la vida económica y material en general-principalmente en entidades estatales, donde se encuentran no pocos talentos frustrados, muchos de los cuales solo piensan en escapar de su situación sea para el extranjero o para el sector no estatal.

Este clima de promoción, respeto y reconocimiento del talento debe ampliarse a las formas de gestión y propiedad que funcionan fuera del Estado: trabajadores por cuenta propia, microempresas y cooperativas, pues sin ellos no alcanzaremos el grado de prosperidad que anhelamos.

En los planes de desarrollo de Cuba para el 2030 falta uno dedicado al rescate y promoción del talento humano en las esferas productivas. He señalado en textos anteriores que el desarrollo de un pais depende de mentes desarrolladas, en todos los niveles, empezando por los superiores. Es el talento y su gestión adecuada de donde emana el desarrollo.

Aquí también vale aquello de que "trinchera de ideas vale mas que trinchera de piedras" .Como premisa de nuestro desarrollo y prosperidad hay que crear trinchera de ideas en las organizaciones vinculadas a la economia, reconociendo a las personas que son portadoras de ellas y viabilizando su ascenso y participación en la toma de decisiones.

Cuando hablamos de talento, incluimos dentro del concepto otros atributos de la personalidad. Sobre este particular no ha faltado orientación precisa de la dirección del pais:

"El éxito dependerá de la inteligencia, paciencia y sobre todo la firmeza con que actuemos"

(Raùl Castro, discurso del segundo periodo de sesiones de la AN, Granma 23 de diciembre de 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario