Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 14 de marzo de 2020

Un cataclismo para los planes de Trump

Lo que vimos en su discurso fue una absoluta incapacidad para ponerse a la altura de la crisis del coronavirus



Donald Trump, el pasado miércoles, anuncia medidas para combatir la crisis económica provocada por el coronavirus

Durante tres años Donald Trump ha tenido suerte en todo. Solo ha afrontado una crisis no provocada por él —el huracán María— y aunque su chapucera respuesta favoreció una tragedia que mató a miles de ciudadanos estadounidenses, las muertes se produjeron fuera de cámara, lo que le permitió negar que hubiera ocurrido algo malo.

Ahora, sin embargo, nos enfrentamos a una crisis mucho mayor con el coronavirus. Y la respuesta de Trump ha sido incluso peor de lo que sus detractores más duros podrían haber imaginado. Ha tratado una amenaza urgente como si fuese un problema de relaciones públicas, combinando la negación con frenéticas acusaciones a los demás. Su Gobierno no ha proporcionado el requisito más básico para cualquier respuesta a la pandemia: pruebas generalizadas para hacer un seguimiento de la difusión de la enfermedad. No ha aplicado las recomendaciones de los expertos en sanidad y se ha dedicado a imponer absurdas prohibiciones de viajar a los extranjeros, cuando todo indica que la enfermedad ya está muy instalada en Estados Unidos. Y su respuesta a las repercusiones económicas ha oscilado entre la complacencia y la histeria, con una fuerte mezcla de amiguismo.

Es un misterio por qué el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, normalmente un organismo muy competente, no ha proporcionado en absoluto recursos para efectuar pruebas generalizadas de coronavirus durante las primeras fases de la pandemia, tan cruciales. Pero es difícil evitar la sospecha de que la incompetencia está relacionada con la política, quizá con el deseo por parte de Trump de restar importancia a la amenaza. Según Reuters, el Gobierno ha ordenado a los organismos sanitarios que traten todas las deliberaciones sobre el coronavirus como información reservada. No tiene sentido, y es de hecho destructivo desde el punto de vista de la política pública; pero tiene perfecto sentido si el Gobierno no quiere que la ciudadanía sepa de qué modo sus acciones están poniendo en peligro la vida de los estadounidenses.

En todo caso, está claro lo que deberíamos hacer ahora que ya debe de haber miles de casos en todo Estados Unidos. Necesitamos ralentizar la difusión de la enfermedad creando “distancia social” —prohibiendo las reuniones grandes, animando a quienes puedan hacerlo a trabajar desde casa— y poniendo en cuarentena los puntos con más casos de contagio. Tal vez esto no baste para impedir que enfermen decenas de millones de personas, pero extender la pandemia en el tiempo ayudaría a prevenir la sobrecarga del sistema sanitario, reduciendo enormemente el número de fallecidos. Pero en su discurso, Trump casi no ha hablado de eso; sigue actuando como si fuera una amenaza que los extranjeros están trayendo a Estados Unidos.

Y en lo que respecta a la economía, Trump parece fluctuar de día en día —incluso de hora en hora— entre las afirmaciones de que todo va bien y las exigencias de estímulos enormes y mal concebidos

Su grandiosa idea para la economía es una completa moratoria del impuesto sobre la renta. Según Bloomberg News, les dijo a los senadores republicanos que quería que la moratoria se extendiera “hasta las elecciones de noviembre para que los impuestos no volvieran a cobrarse antes de que los votantes decidan si él mantiene o no su cargo”. Sería una medida enorme. Los impuestos sobre la renta suponen el 5,9% del PIB. En comparación, el estímulo de Obama en 2009-2010 llegó a un máximo del 2,5% del PIB. Pero estaría muy mal enfocado: grandes exenciones para los trabajadores con buenos salarios, y nada para los desempleados o aquellos sin baja médica remunerada. ¿Por qué hacerlo de este modo? Después de todo, si el objetivo es poner dinero en manos de los ciudadanos, ¿por qué no enviarles cheques? Al parecer, los republicanos no pueden concebir una política económica que no adopte la forma de una rebaja de impuestos.

Trump también quiere supuestamente proporcionar ayuda a sectores específicos, entre ellos el petróleo y el esquisto, una continuación de los esfuerzos de su Gobierno por subvencionar los combustibles fósiles.

En cambio, los demócratas han propuesto un paquete de medidas que abordaría de hecho las necesidades del momento: pruebas gratuitas para detectar el coronavirus, bajas por enfermedad remuneradas, ampliación de las prestaciones por desempleo y un aumento de los fondos de contrapartida federales destinados a programas de sanidad pública, lo cual, al aliviar la presión sobre los presupuestos estatales, ayudaría a los estados a cubrir las demandas de la crisis y a sostener su gasto total.

Por cierto, fíjense en que estas medidas ayudarían a la economía en un año de elecciones, y por lo tanto podría decirse que favorecerían políticamente a Trump. Pero los demócratas están dispuestos a hacer lo correcto de todas formas, en drástico contraste con el comportamiento de los republicanos tras la crisis financiera de 2008, cuando presentaron una oposición de tierra quemada a todo aquello que pudiera mitigar el daño. Sin embargo, la Casa Blanca no quiere saber nada de esto y uno de sus funcionarios llegó incluso a acusar a los demócratas de impulsar “un programa de izquierda radical”. Supongo que las bajas médicas remuneradas equivalen a socialismo, incluso en una pandemia. Entonces, ¿qué está ocurriendo? Lo que estamos viendo es un cataclismo, no solo de los mercados, sino también de la mente de Trump. Cuando ocurren cosas malas, solo sabe hacer tres cosas: insistir en que las cosas van estupendamente y que sus políticas son perfectas, bajar los impuestos y darles dinero a sus amigotes.

Ahora se enfrenta a una crisis en la que ninguna de estas respuestas habituales va a funcionar y en la que, de hecho, necesita cooperar con Nancy Pelosi para evitar una catástrofe. Lo que vimos en su discurso del miércoles fue su absoluta incapacidad para ponerse a la altura de la situación. Necesitábamos ver a un líder; lo que vimos fue a un fanfarrón incompetente y delirante.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.

© The New York Times, 2020

Traducción de News Clips

No hay comentarios:

Publicar un comentario