martes, 15 de mayo de 2018

Mariel: Una mirada desde lo económico y lo socia

Además del sector «A», con 10 proyectos en desarrollo (vinculados con la biotecnología e industrias farmacéuticas, la actividad logística y las manufacturas avanzadas), se hace el planeamiento del sector «H» (actividades turísticas y agropecuarias), y se inician las conversaciones para la proyección del sector “B” (Industria). Foto: José Manuel Correa
¿QUÉ buscan los inversionistas en Cuba? Cuando alguien decide invertir en un país persigue sobre todo un lugar viable y con condiciones en correspondencia a sus intereses. Cuba tiene muchas características que la acompañan. Sus atributos de dignidad, alta calidad profesional, seguridad y ser un país social y políticamente estable entran entre los estándares a tomar en cuenta. Pero de igual manera, tienen que existir ventajas económicas y eso es lo que está mostrando hoy la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM).
Unido a sus características de ubicación regional estratégica, extensión, presencia de infraestructura, cercanía a la capital y otras que le agregan valor, la ZEDM desde su apertura en el año 2014, tiene previsto un plan de crecimiento por etapas.
Dividida en nueve sectores que completan los 465,4 kilómetros cuadrados (km²) con que cuenta esta área, se trabaja en el sector «A», dedicado específicamente a pilares como la biotecnología e industrias farmacéuticas, la actividad logística y las manufacturas avanzadas.
Este sector, ubicado al oeste de la bahía de Mariel, tiene un área total de 43,7 km² y representa el 9% de la superficie total. Previsto en el Plan de Ordenamiento Territorial y Urbano para desarrollarse en tres fases, vive su segunda etapa (de consolidación) e incorpora actividades de mayor valor agregado a la ZEDM.
Atraer empresas y captar negocios acordes a las características de esta área en desarrollo y a los intereses del país depende, en gran medida, del trabajo de la Oficina de la ZEDM, explica Ana Teresa Igarza, su directora general.  
«Nosotros tenemos identificados a partir de un programa de desarrollo y de negocios, las industrias pilares, los principales países emisores de inversión, las empresas presentes en el mundo, los diferentes mercados, y con esa información invitamos a posibles inversores.
«Hemos atraído a varias empresas y en eso nos han apoyado mucho las embajadas cubanas en el exterior. Las sedes diplomáticas se han volcado en función del tema económico del país y han colaborado en la captación de negocios. Mientras más crezcamos como usuarios, lograremos mayores resultados en la ZEDM y eso es lo que queremos», agrega.

Incorporar fuerza laboral joven en la ZED-Mariel ha sido uno de los propósitos desde sus inicios Foto: José Manuel Correa
EL PROCESO INVERSIONISTA
Pero, ¿cómo se desarrolla todo este proceso en la Zona Especial de Desarrollo Mariel? Según explica Ana Teresa Igarza, los resultados dependen de todos los que se involucran en el proceso y de cuán serio sea el cumplimiento del plan de trabajo.
«Lo primero que hacemos, incluso antes de aprobar la inversión es conciliar con ese inversionista el cronograma previsto. Así, todo lo relacionado con licencias, permisos y autorizaciones (inscripción en el registro mercantil, licencia bancaria, solicitud de la licencia ambiental y de micro localización, etc…) debe ser tramitado para iniciar el proceso de construcción», puntualiza Igarza.
Sobre esa base y siempre que exista la documentación, los términos se cumplen, agrega. Existe cohesión de trabajo entre la Oficina, los miembros de la Comisión de Evaluación y a su vez con el Consejo de Ministros. Hasta el momento con los 34 usuarios se ha cumplido en los términos establecidos para su aprobación.
Una vez realizado ese paso comienza la construcción de la obra. Pero iniciarla implica también que los proyectos técnicos ejecutivos estén terminados, que la solicitud de la licencia sea aprobada, y que se negocie con las constructoras que trabajarán a pie de obra. Según explica la Directora de la Zona Especial iniciar la obra continúa siendo el proceso más dilatado.
«Esas son cuestiones pendientes en las que hay que trabajar y en las que la Oficina ha tenido que compulsar el trabajo de las empresas. Hay constructoras extranjeras que, incluso teniendo todas las condiciones para comenzar el trabajo, no lo han hecho por problemas organizativos internos y de preparación de la inversión», expresa Igarza.
Hemos percibido, añade la funcionaria, que el problema de preparación de la inversión no es solo de Cuba. Nuestra experiencia nos ha demostrado que las empresas extranjeras también tienen deficiencias en este sentido y por ello la Oficina ha tenido que involucrarse más en el proceso. Hoy los miembros del Consejo de Dirección de la entidad atienden al menos dos inversiones en la ZEDM y chequean el avance del proceso constructivo.
La Directora general asegura que el 2018 es decisivo, porque deben aumentar las operaciones y terminar el año con al menos 15 en desarrollo. Por eso, han creado un sistema de atención en el que se le da seguimiento a la obra semanalmente. La Oficina chequea que se tramiten todas las licencias y certificaciones necesarias durante el proceso constructivo, lo que obliga también al usuario a mantener sus papeles al día. En ocasiones, se han visto obligados a imponer multas a los usuarios, un tema que asegura no es la relación que se desea tener.
«Nuestra intención es realizar el trabajo en armonía. Hay inversiones que han funcionado muy bien, lo cual demuestra que es posible. Womy Equipmet Rental B.V desde enero empezó el movimiento de tierra y en octubre ya estaba trabajando. Logística Hotelera del Caribe S.A avanza correctamente. Por su parte BDC TEC S.A y BDC LOG S.A, (pertenecientes a Business Development Cooperation International S.A., de Bélgica) presentaron dificultades, pero han logrado estar al día. Sin embargo, hay otros que han sido lentos y esto tiene que ver también con problemas en la importación de los suministros que se necesitan para la inversión», declara Igarza.
Aun cuando cumplir el cronograma de determinadas inversiones en la ZEDM puede presentar contratiempos, se percibe un avance en el entorno constructivo. Además del sector “A”, con 10 proyectos en desarrollo, se hace el planeamiento del sector “H” (actividades turísticas y agropecuarias), y se inician las conversaciones para la proyección del sector “B” (Industria).
¿CÓMO SE CAPTA LA FUERZA DE TRABAJO?
En la Zona Especial de Desarrollo Mariel la fuerza de trabajo se capta de forma libre, pero no directa. Este es un proceder muy común en las zonas especiales y se hace a través de una empleadora. ¿Por qué? Porque si usted es extranjero y llega a invertir un país que no conoce va a necesitar muchos trabajadores.
La entidad empleadora, que está integrada por quienes captan recursos humanos en Almacenes Universales S.A., BioCubaFarma, Cubatabaco, Tecnosime, Petroempleo y la construcción, recibe de la Oficina un grupo de información e interactúa con ella para conocer las necesidades de los usuarios. Hoy, por ejemplo, existe una bolsa con una demanda directa de lo que se necesita.
«La entidad empleadora es la catalizadora de la ZEDM y la que necesita la economía para inyectar fuerza laboral. Es un trabajo en el que intervienen la empleadora, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la Oficina, universidades y ramas de la enseñanza media. Buscamos que sea un ciclo cerrado, eficaz y donde el inversionista sienta que la cantidad de trabajadores que demanda esté, y pueda escoger cuáles son los que necesita e incluso, cuando los quiera devolver, igual va allá para reponer», subraya Ana Teresa Igarza.
Actualmente el 56 % de la fuerza laboral contratada en la ZEDM (más de 2 000 trabajadores) han sido propuestos por la entidad empleadora. El otro 44 % lo ha hecho el inversionista. Los directivos, por ejemplo, los decide el inversionista y pueden ser cubanos o extranjeros. La experiencia, según Igarza, ha sido muy provechosa. Hoy existen directivos cubanos en una parte importante de la dirección de las inversiones, lo que demuestra, además, los resultados positivos de la empleadora.
«Antes, la entidad empleadora no desempeñaba el mismo rol. Hace cuatro años constituía una fuente de ingresos para el país y no se veía como un proveedor de servicios. Hoy la visión es diferente y hay muchas ideas para mejorar ese trabajo. Actualmente ya se pueden establecer escalas salariales a partir de los cargos básicos de la ZEDM (antes eran 12, hoy son cinco) y están especializadas por sectores de la logística, actividad de la construcción e industrial, entre otras.
«Otra de las funciones de la empleadora es pactar el salario de sus trabajadores con la empresa que lo contrata. Esa labor de captación tiene un costo que puede ser de hasta un 20 % del valor del salario del empleador y en eso se está trabajando. Debemos ir minimizando ese costo para que se vea como un servicio más profesional y ágil», agrega la Directora general de la ZEDM.
LOS JÓVENES EN EL MARIEL
La impronta de la mujer joven en puestos claves de la economía cubana y en cargos de dirección resulta cotidiana en la Isla caribeña, un ejemplo de ello está en la ingeniera Nathaly Suárez Palmero, directora de Administración de Obras, en la Empresa de Construcción y Montaje de la ZEDM.
Sorprende en ella el dominio de cada una de las extensas áreas geográficas destinadas a la construcción de un megaproyecto, pensado para fomentar la producción y comercialización de una amplia gama de artículos y servicios como renglones exportables cubanos.
La joven relata que, al graduarse de ingeniería civil, quiso laborar en la ZEDM, porque lo asumió como una obra importante para el futuro económico de su país. «Me siento totalmente realizada, porque aquí he visto un gran despliegue tecnológico y ponemos en práctica todo lo estudiado en la carrera universitaria. Trabajo en los viales, arquitectura y construcción de edificaciones», señala.
La ingeniera Suárez Palmero se encarga de administrar y controlar la ejecución del presupuesto en cada uno de los objetos de obras contratadas a la empresa estatal por otras foráneas o nacionales. En esta etapa se asume también la urbanización del lugar con la construcción de puentes, calles, parques y plazas.
«Hoy laboramos en 35 obras, -manifiesta la joven-, me refiero a la construcción de inmuebles desde el movimiento de tierra hasta la decoración de interiores. Asumimos redes ferroviarias, almacenes, oficinas, y satisfacemos los gustos del cliente desde el diseño arquitectónico pactado, jardines y patios».
Bajo su mando se encuentran unos 4 000 trabajadores, quienes accionan más de mil equipos de equipos de carga y montaje, camiones, ómnibus, , más tecnologías complejas como una máquina para fabricar aceras y contenes, una planta para asfaltar y brindar una mayor durabilidad a los viales. Igualmente procesan el hormigón en dos plantas para estos fines.
Un punto fundamental en este proceso productivo resulta ser el control de la calidad, que cuida cada trabajador en su actividad. «Si un trabajo no está certificado bajo las normas estandarizadas requeridas, simplemente no se paga al trabajador y debe volverlo a realizar, bajo una multa salarial. Exigimos y obligamos a velar por la calidad».
La Empresa de Construcción y Montaje del Mariel se constituyó en diciembre de 2014 con el objetivo de satisfacer la creciente demanda de servicios constructivos en la Zona Especial de Desarrollo, a través de una eficiente gestión de la calidad, los costos, los plazos y los financiamientos para las diferentes fases de sus proyectos y obras.
Esta joven directiva destaca que la entidad garantiza la sustentabilidad de sus inversiones y contribuye activamente al desarrollo sostenible del país. Pretenden convertirse en una empresa líder en los servicios constructivos a nivel nacional, que garantice eficacia y eficiencia en los proyectos encomendados, que logre superar las más exigentes expectativas de sus clientes.
Para ello deben lograr el cuidado sostenible del medioambiente y accionar sobre una mejora continua del sistema de gestión de la calidad, todo lo cual permita obtener resultados competitivos que consolide su posición en el mercado.
Incorporar fuerza laboral joven en la ZEDM ha sido uno de los propósitos desde sus inicios. Pero ahora las ambiciones son mayores y buscan vincularlos desde la universidad.
Si bien algunos inversionistas en ocasiones se muestran un poco reticentes ante la propuesta, han podido comprobar la calidad profesional de los jóvenes y han entendido la importancia que tiene prepararlos más allá de las aulas.
«Estamos trabajando en intencionar y ver cómo lograr una política que incentive el trabajo. Queremos que desde la universidad ese estudiante pueda hacer sus prácticas laborales en la ZEDM, incluso acompañado de sus profesores, porque estamos en un ambiente donde los buenos valores hay que mantenerlos. Queremos que se inserten, haga su práctica laboral, y que luego el empresario diga: a ese es el que yo quiero cuando se gradúe, porque desde ahora me está demostrando que puede hacerlo bien», asegura Ana Teresa Igarza, directora general de la ZED-Mariel.
Actualmente cuentan con empresas dispuestas a recibir a los estudiantes. También se pretende poner aulas dentro de las instalaciones para formar a los jóvenes en actividades vinculadas a los equipos de izaje, su reparación y el mantenimiento de esa maquinaria.
La Zona Especial de Desarrollo Mariel es un espacio en total crecimiento. Exigencia, superación; y una constante crítica constructiva son las claves de los que aquí trabajan. Contribuir no solo a la economía, sino también a la preparación de futuros egresados universitarios cubanos son iniciativas que agregan valor a este proyecto con nuevos retos que van más allá de lo económico. •

OTROS DATOS 
¿Cuál es el objetivo de las inversiones en Mariel?
La inversión en la Zona Especial de Desarrollo Mariel tiene hoy como objetivo específico desarrollar industrias pilares definidas. El interés del país es atraer grandes industrias y servicios básicos que permitan potenciar esa industria y donde actualmente solo encuentran lugar las empresas. Como planes para el próximo año, se tiene prevista la construcción del primer centro comercial en la Zona y es ahí donde se comenzarán a generar servicios y acciones de compraventa. Cuando haya condiciones esas actividades crearán las bases para incluir nuevos servicios.  

FASES
  • El Plan de Ordenamiento Territorial y Urbano del sector “A” se desarrollará en tres fases:
  • Fase de lanzamiento. A corto plazo, consistente en actividades logísticas e industriales alrededor del puerto.
  • Fase de consolidación. A mediano plazo, con la incorporación de actividades de mayor valor agregado.
  • Fase de maduración. A largo plazo, con la consolidación del sector de altas tecnologías.
DETALLES
  • Las industrias pilares que se desarrollarán en el sector “A” de la ZED-Mariel son:
  • Servicios logísticos
  • Biotecnología e industria farmacéutica
  • Manufacturas de avanzada, con prioridad en el procesamiento industrial de alimentos, envases y embalajes, materiales y tecnologías de la construcción, transformación del acero, y producción de bienes de consumo con tecnologías altamente eficientes y automatizadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario