Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

sábado, 15 de junio de 2019

Una hoja de ruta para resolver entuertos. Comentario HHC

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, consideró muy valiosas las propuestas emanadas de la cita de los economistas y contadores cubanos, que concluyó este viernes en La Habana. Oscar Luis Hung Pentón presidirá nuevamente el Consejo Ejecutivo Nacional de la ANEC



 

 

Autores:

images/authors/Marianela-nueva.jpg
 
images/authors/Jose-Alejandro_R091404.jpg
 





Al clausurar el 8vo. Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), signado por el inconforme compromiso, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, abogó por la eficiencia y la cultura del detalle que nos despoje de la inercia, la indolencia, la burocracia, la falta de sensibilidad e inquietud revolucionarias, la chapucería y las demoras en las respuestas a las soluciones, venciendo a  cansados y contagiando de entusiasmo a comprometidos.
El mandatario ensalzó que el Congreso haya trabajado en un banco de problemas para buscar soluciones y quitar los obstáculos que impiden el desarrollo. «Nadie mejor que ustedes comprende por qué, junto con la defensa, la tarea fundamental de la Revolución hoy es la economía», sentenció.
En cuanto al bloqueo estadounidense que se recrudece, manifestó que es preciso enfrentarlo con creatividad a la altura de la gran masa profesional con que dispone el país. «No renunciaremos nunca, dijo, a hacer que nuestra economía, asediada hace 60 años, sea próspera y sostenible; y somos conscientes de que para lograrlo en la vanguardia de esa batalla tienen que estar los profesionales de las ciencias económicas».
El Jefe de Estado señaló que la economía es imposible hacerla funcionar eficientemente sin el trabajo de economistas, contadores y auditores capaces. «Cuando ustedes trabajan bien casi siempre se prospera, cuando no es así nos estancamos, retrocedemos  y la prosperidad se pospone».
Expresó, al valorar el hecho de que ya el Plan de la economía no llegará desde arriba, que se trata de una medida audaz y muy revolucionaria, que exige objetividad y consciencia. Igualmente, confesó que piensa en todos cada vez que el Estado tiene que enfrentar la cotidianidad y tomar decisiones sobre cómo y dónde situar los pocos recursos financieros que la persecución del bloqueo no alcanza a quitarnos.
Foto: Maykel Espinosa Rodríguez
Díaz-Canel instó a que, del mismo modo en que nos enfrentamos al bloqueo estadounidense, tenemos que hacerlo destrabando los obstáculos de lo que solemos llamar el bloqueo interno, revisando las principales actividades económicas, recorriendo el país, conversando con dirigentes y trabajadores, estudiantes, investigadores y creadores.
Precisó que se han identificado los principales problemas, como el endeudamiento por insuficientes ingresos por las exportaciones, las deudas por cobrar y el predominio de una mentalidad importadora que acomoda y atenta contra la iniciativa y la creatividad; la corrupción y las ilegalidades, como el robo de combustible, y el poco nivel de ahorro inaceptable en una nación  que el mundo reconoce por su nivel educacional y por su cultura política. Y calificó como «hoja de ruta» para el país la relatoría del Congreso.
El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros definió la batalla económica como una actitud proactiva, inteligente y concreta de los dirigentes convocados a impulsar soluciones específicas, reforzar estructuras y equipos de dirección de gestión económica.
Sobre el fortalecimiento de la empresa estatal, dijo que  es posible lograrlo si cumplen sus funciones las juntas de gobierno de los Órganos Superiores de Dirección de la Economía, las direcciones empresariales, si disminuyen los indicadores directivos, si crecen el control y los ingresos, si nos conectamos con la gestión municipal y territorial.
Ponderó la importancia de los sistemas de pago que incentiven y motiven, y a su vez resuelvan las contradicciones entre los bajos salarios de los trabajadores de una empresa y los elevados pagos que la misma realiza al contratar fuerza de las formas no estatales de gestión.
Además, valoró los encadenamientos productivos con la inversión extranjera, las empresas mixtas, el turismo, el resto de la economía y el sector no estatal, pero objetó el encadenamiento como vacía consigna. Y destacó que debe ordenarse el sector privado, pero sin trabar su desempeño, estimulando las mejores prácticas y propiciando erradicar  ilegalidades, subdeclaraciones y otras tendencias.
«El reto, afirmó, es integrar a todos los actores y formas de gestión, incrementar las fuentes renovables de energía, hacer más eficientes los procesos inversionistas, crear un ambiente de seguridad y confianza a quienes apuestan por Cuba, cortar la cadena de impagos, modernizar el sistema bancario, eliminar todo lo superfluo en la actividad administrativa».
Expuso que debemos aprovechar la calidad de los servicios y enfrentar los desafíos que nos plantea la realidad mundial enrarecida por conflictos comerciales, intervencionismo, abusos escandalosos, crisis ética y desprecio al derecho internacional: una Helms-Burton global que propone implantar la ley del más fuerte, con desprecio absoluto por la supervivencia de la especie humana.
Los necesitamos, apuntó a los profesionales de la economía, participando activamente para la conformación de los planes del 2020 en las empresas y territorios, aportando a la preparación de los presidentes de los consejos populares y otros funcionarios a nivel local, entrenando a cooperativistas y trabajadores por cuenta propia en temas de control económico y las responsabilidades social y fiscal, apoyando a los gobiernos en los proyectos de desarrollo local, el ajuste de los costes hospitalarios y los de la atención primaria de salud, en la eficiencia del sector presupuestado.
Y subrayó la importancia de que la ANEC sea rectora y estímulo para la búsqueda de las reservas de eficiencia, oportunidades de exportación, demostrar las vías para añadir valor agregado a los bienes y servicios, que apoyen a las empresas con investigaciones de conjunto con las facultades de Economía del país.
«Que se involucren en las comprobaciones al control interno, que asesoren a los gobiernos locales en la elaboración de recomendaciones y programas en respuestas a las orientaciones que emanan de las visitas del Consejo de Ministros a las provincias, que  no se cansen de impartir cursos de administración, contabilidad, costos en las pequeñas, medianas y grandes empresas».
Díaz-Canel afirmó que Cuba ha sido premiada con un pueblo de hombres y mujeres extraordinarios. «Nos esperan tiempos de lucha, pero también de esperanzas y de conquistas, porque somos Cuba, somos continuidad», concluyó.
En la jornada final se rindió homenaje al Comandante Ernesto Che Guevara en el aniversario 91 de su natalicio. Foto: Maykel Espinosa Rodríguez

Propuestas para el desarrollo 

Las propuestas de solución a múltiples problemas endógenos de la economía cubana, lo que el mandatario cubano acogió en sus palabras de clausura como la hoja de ruta para enfrentar los desafíos económicos actuales y futuros, están validadas en la Relatoría de las comisiones del Congreso.
Dicha relatoría indica que la estructura sectorial de la economía cubana, pequeña y abierta, implica en la asignación de recursos una prioridad al sector exportador, la sustitución de importaciones y la apuesta por industrias básicas como las de alimentos; con el énfasis en cadenas y redes de valor más, que en el enfoque tradicional puramente sectorial.
Ello implicará un programa integral que priorice sectores clave, a partir de premisas como la capacidad de generar exportaciones, la probidad de arrastrar el resto de los sectores de la economía y la incorporación creciente de la ciencia y la tecnología.
Para alcanzar esos objetivos deberá continuar el proceso tendiente a la devaluación del tipo de cambio oficial, el estudio de posibilidades de descentralización del comercio exterior, medidas para flexibilizar el sistema de precios, fomentándolos por acuerdo; y el fortalecimiento de las políticas de desarrollo productivo enfiladas a los sectores estratégicos.
También recomienda que el Plan de la Economía incentive la innovación y el desarrollo empresarial; a más de que debe tener flexibilidad y alejarse de la mera asignación material con enfoques administrativos que no sopesan la eficiencia, y pasar definitivamente al rasero de los principios económicos y financieros.
8vo. Congreso de la ANEC. Fotos: Maykel Espinosa Rodríguez
En cuanto a la necesidad de elevar la eficiencia del proceso inversionista, pondera fomentar las más exitosas experiencias en el uso de las tecnologías de información y comunicación, y la vinculación con experiencias valiosas, al tiempo que utilizar el pluriempleo para captar personal competente y fortalecer la capacitación de directivos y especialistas.
En lo relativo a la inversión extranjera, propone avanzar en la búsqueda de garantías financieras adicionales para asegurar los pagos en la parte cubana, y de líneas de suministro expeditas para asegurar importaciones y exportaciones; además de medidas financieras que estimulen las exportaciones y desestimulen importaciones en los acuerdos de inversiones extranjeras directas.
Los delegados plantean que la política  de promoción de la inversión extranjera debe tomar en cuenta la inserción en cadenas de valor, y la posibilidad del país de insertarse en ellas. Y que para ella, se cree un órgano  adscrito directamente al Consejo de Ministros; y al propio tiempo crear una oficina para la promoción de la inversión foránea.
Sugieren asimismo que en la cartera de oportunidades se fortalezca la presencia de proyectos que aseguren el proceso constructivo en las inversiones, especialmente  lo referido a materiales de construcción y fuerza de trabajo calificada. Que se priorice también la producción agroalimentaria, las fuentes renovables de energía y la industria farmacéutica y biotecnológica.
Asimismo, llaman a garantizar los estímulos indispensables a las empresas cubanas, para incentivar su asociación con el capital foráneo. Proponen que debe explorarse la posibilidad de pagar la deuda correspondiente a dividendos retenidos por la inversión extranjera, mediante su conversión en moneda cubana a tasas de cambio favorables, que permitan a los inversionistas cubrir gastos en moneda nacional al operar en el país.
Sugieren seguir buscando alternativas para el ingreso de Cuba a bancos multilaterales de desarrollo, como nuevas fuentes de financiamiento externo y de garantías para la inversión extranjera.
En cuanto al desarrollo local, recomiendan la creación de estructuras organizativas, se propone la creación de estructuras gubernamentales para su fomento y gestión. Y sobre la contabilidad, los costos, el control interno y la auditoría, se reclama la actualización del marco conceptual contable y las normas actualizadas, el diseño de sistemas de costos que respondan a las particularidades de las entidades.
Urge potenciar el papel de la empresa estatal socialista,  con la premisa de la descentralización de sus mecanismos. Otorgarle real autonomía, y definir claramente las funciones del estado como dueño y regulador.  En tal sentido, sustituir el enfoque de control fundamentalmente administrativo por mecanismos indirectos de regulación, como los incentivos económicos y financieros.
La Relatoría insiste en la necesidad de una Ley de Empresas que elimine barreras y les otorgue la autoridad necesaria para definir su sistema de gestión, erradicando el enfoque global y único para todas las entidades, y las consiguientes reglamentaciones homogéneas, excesivas y detalladas.
Señala al mismo tiempo la pertinencia de avanzar en la restructuración de los grupos empresariales sobre la base de las características de cada sector, el tamaño, el nivel de internacionalización, el grado de desarrollo tecnológico, entre otros criterios.
En cuanto a las nuevas formas de gestión no estatal, se propone la creación de una instancia gubernamental rectora del cooperativismo a nivel nacional. Específicamente, sobre el trabajo por cuenta propia, ratifica la idea de convertir y validar en pequeñas y medianas empresas a una parte de ese sector. Para ello habría que crear una entidad que los atienda, y establecer regulaciones únicas y similares a las del sector estatal.
Y en el urgente asunto de los encadenamientos productivos, precisan la necesidad de que las administraciones de las empresas transiten hacia la gestión integrada en el marco de las cadenas productivas en que actúan. Hay que organizar un programa nacional para el desarrollo de la logística y las cadenas de suministro.
Se precisa definir los Organismos de la Administración Central del Estado que deben actuar como rectores en el desarrollo de los encadenamientos, y avanzar en la identificación de las principales cadenas, que tengan un impacto en el crecimiento de la economía, las exportaciones y la sustitución de importaciones.
Los encadenamientos, plantean,  deben contemplar los actores de la economía en los municipios. Y para la consolidación del tejido productivo tanto nacional como territorial, se requiere el encadenamiento entre las distintas formas de propiedad.
Finalmente, pondera la necesidad de contribuir a la cultura del consumo racional, el cuidado del medio ambiente, el fortalecimiento del debate de los problemas económicos, el rediseño de los sistemas monetario, cambiario, tributario, crediticio, de precios, salarios y demás ingresos de los ciudadanos, el papel de la ciencia, la tecnología y la innovación económico financiera, con una visión que asegure desde el corto y mediano plazo los objetivos estratégicos de la nación.

Reconocimientos imprescindibles 

En la sesión final, se recordó, en un panel, la inmanencia de tres insignes economistas y humanistas nuestros, como Fidel Castro Ruz, Carlos Rafael Rodríguez, y Ernesto Guevara de la Serna, quien cumpliría 71 años ese día, con su impronta inquieta y renovadora por el socialismo.
Se reconocieron a tres grandes economistas cubanos, que han aportado teórica y prácticamente, al modelo socialista: Joaquín Infante, Premio Nacional de Economía, Joaquín Remedios y Amelia Caridad López. Y se dio a conocer el Consejo Ejecutivo Nacional de la ANEC elegido, y presidido nuevamente por Oscar Luis Hung Pentón.
Se dio a conocer el Consejo Ejecutivo Nacional de la ANEC elegido, y presidido nuevamente por Oscar Luis Hung Pentón. Foto: Maykel Espinosa Rodríguez 
Joaquín Infante Ugarte, fundador de la ANEC, Premio Nacional de Economía, quien trabajó con Ernesto Che Guevara, fue uno de los que recibió el reconocimiento por su obra entregada al desarrollo de la economía en Cuba, de la mano del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez.
Ramón Labañino Salazar, Héroe de la República de Cuba y vicepresidente de la ANEC. Foto: Maykel Espinosa Rodríguez
El Héroe de la República de Cuba y vicepresidente de la ANEC, Ramón Labañino Salazar, presentó la declaración política, de la Asociación, que refrenda el compromiso de los economistas y contadores cubanos de defender la obra de la Revolución, ante todas las agresiones y acechanzas del gobierno estadounidense.
Comentario HHC:  A no dudarlo esta es la mejor reseña periodística que se hizo del evento entre todas (negritas del texto son mías), aun incompleta, pero es lo que necesita el país que se plantee.   

Ahora faltan los plazos, los planes de acción, la implementación por los organismos decisores es lo que habría que esperar.

En realidad, muchas cosas ya están contenidas en los documentos de los Congresos del PCC, la Conceptualización del modelo y refrendados en la Constitución aprobada por la mayoría del pueblo cubano.  Solo hace falta que se dé el " listo, fuera "; no todo va salir perfecto, además que esto conspira contra lo bueno, pero el inmovilismo es peor, hay que implementar las soluciones a lo dicho como deficiencias y tomar las medidas correctoras en el camino de lo que no salga como esperamos ” con prisa y sin pausa" porque así se mueve el mundo con él que tenemos que comerciar , competir y convivir.

Hemos convertido en muchos aspectos a nuestra sociedad en un "elefante blanco", que entre tantas estructuras y tantas instancias y organizaciones que intervienen en nuestras entidades productivas en los territorios por la falta de delimitación y respeto de las funciones de las mismas, se paralizan o dejan de hacer la función principal, la de producir bienes de manera eficiente. Me imagino como una de las causas de la creación del Grupo de Apoyo al Comandante en jefe fue esta.

Asombra la dimensión de las estructuras burocráticas, en el mejor sentido del término, que tenemos para los niveles de la economía con que contamos y todavía se proponen más para atender la inversión extranjera como si no existiera ya un ministerio para ello, y otra para atender el sector privado como si estos no formaran ya parte del país y del sistema económico, y con emitir leyes que regulen mas lo que no deben hacer y todo lo demás está autorizado, no fuera suficiente.

Llama la atención que se critique justamente la mentalidad importadora, y por otra se exacerbe la mentalidad acerca de la inversión extranjera, que es importante, pero va en la misma lógica de pensamiento, y por ello no se tiene en cuenta la potencialidad de la inversión de las personas naturales del país. Hay miles de millones de dólares que los mal llamados "mulas", que si emprendedores, importan al país no de la ZEDM o Berroa, sino de otros países y no aprovechamos esa oportunidad.  

Sigue por otra parte, sin mencionarse lo principal, el tema de la productividad del trabajo, nada de lo que se propone será efectivo si no tiene como resultado el incremento sostenido de la misma, porque eso y sólo eso es lo que conducirá al desarrollo del país. Debiéramos medir la misma constantemente en todos los sectores de la economía e incluso como país, con el resto del mundo, con los que competimos directa e indirectamente todos los días.

Pongo un ejemplo sencillo en este sentido que nos ocupa: Hace dos décadas en el ámbito latinoamericano se puso de moda lo que la lógica elemental parecía indicar hacer, sustituir las importaciones para aprovechar las fuerzas internas del país y poder desarrollarlos, esto empezó a dar resultados en el corto plazo, pero a la larga casi ningún país se ha mantenido esa estrategia de desarrollo y no terminaron desarrollándose. ¿La causa? los niveles de productividad alcanzados en la sustitución de importaciones eran tan bajos, que terminaron siendo ineficientes como país, y al cabo de los años era más económico importar que producirlo internamente. 


Por tanto, para el desarrollo económico y social del país hay que aplicar la lógica compleja, no es posible pensar en la simple causa - efecto en primera instancia, tiene que pensarse sobre todo en las consecuencias finales que como resultado de la concatenación de las relaciones económicas sociales se producen a nivel de toda la vida económica y social del país, y que estas sean al equivalente del objetivo que como nación hemos diseñado, nos hemos propuesto. El pensamiento complejo, integral y estratégico en la solución de los problemas como nación es lo que debe predominar junto con el uso de las técnicas más avanzadas ( big data, etc), si de esto no existiera un centro asesor adscripto a la Presidencia del país, pues esto si debiera crearse del modo más urgente posible, estos serían los mejores asesores del Presidente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario