Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 3 de febrero de 2022

Si usted tuviera 3 minutos a solas con el Presidente y el Primer Ministro, ¿qué les recomendaría priorizar? (2da. parte)





Como en años anteriores, Temas ha invitado a un grupo de destacados expertos para que ofrezcan su visión calificada sobre el año que empieza. Ellos son economistas, sociólogos, politólogos, comunicadores, médicos, promotores, activistas y otros conocedores de diversos campos y prácticas.

En esta oportunidad publicamos las respuestas enviadas por un grupo de sociólogos, investigadores sociales, psicólogos y activistas a la última pregunta de la Letra de Temas 2022.

3. Si usted tuviera 3 minutos a solas con el Presidente y el PM, ¿qué les recomendaría priorizar?

Mayra Espina. Socióloga

Situada en el difícil y complejo lugar de la presidencia, que no quiero para mí, daría más relevancia al corto plazo, considerando que es urgente y dramático para Cuba superar aceleradamente la larga crisis, con una lógica de modernización, inclusión y participación, aceptando y manejando, in situ, los retos, tensiones y contradicciones de la combinación de una economía de mercado que requiere conservar su intencionalidad social y emancipadora, en un escenario externo hostil.

Algunas ideas posibles, elaboradas por la academia, que estoy segura el Presidente conoce, y sugiero volver a revisar, para activar opciones que pueden tener un impacto rápido y consistente sobre la solución de los nudos principales de la crisis:

  • Elevar incentivos a la producción y servicios en todos los sectores de propiedad. Ampliar el peso posible del sector no estatal, con una reconsideración de la noción de “medios fundamentales de producción” y de la relación propiedad social-propiedad privada.
  • Disminuir controles e intermediarios y controladores de la burocracia estatal; solo los imprescindibles. Revisar mecanismos de importación y exportación para todos los sectores de propiedad, ampliando sus competencias.
  • Revisar prioridades de asignación de recursos. Inversiones alejadas de las prioridades del modelo aprobado: altas asignaciones al turismo, cuando las predicciones de incremento de visitantes en los próximos cinco años no lo justifican, mientras que la agricultura y otras actividades productivas apenas reciben apoyos. La desbalanceada inversión turística, además, desconoce otras oportunidades de desarrollo y condena a la dependencia de un sector altamente vulnerable y de opciones limitadas.
  • Implementar aceleradamente políticas sociales de amparo y bienestar, asistenciales y autotransformativas. Prioridades: superación de deudas históricas, oferta para jóvenes, protección infancia y tercera edad, opciones de trabajo, ingresos y hábitat dignos, mejoras en salud y educación.
  • Transformar la esfera política y jurídica, para activar la participación ciudadana directa a escala local y macro en los asuntos de gobierno, asegurar transparencia y rendición de cuentas total a todos los niveles, habilitar asociacionismo y derecho de manifestación, asegurar irrestrictamente el debido proceso y la garantía de los derechos ciudadanos ante la ley.

Marta Núñez Sarmiento. Socióloga

  • Estudiar los conocimientos sobre estos problemas y las propuestas de soluciones que los científicos sociales han producido desde inicios de la Revolución. Desgraciadamente, no conocerán las investigaciones que se destruyeron. Tener siempre presente las advertencias de Fidel en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en noviembre de 2005.

Maritza López McBean. Trabajadora social. Red Barrial Afrodescendiente

  • He tenido ese privilegio con el presidente Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, y eso ha marcado un antes y un después en mi vida. Fue afectivo, respetuoso, y su impacto ha sido extremadamente positivo para la mayoría de los se relacionan con nosotros.
  • Les diría lo mismo que expuse en las dos respuestas anteriores: cómo lo estamos haciendo en el caso de los Talleres de Transformación y el activismo barrial antirracista en el que participo activa y conscientemente. Insistiría en que no dejen a un lado las cuestiones ideológicas y sociales, en paralelo al desarrollo económico del país.

Luisa Íñiguez Rojas. Géografa. FLACSO-Cuba

  • Es urgente hacer todo lo posible por elevar el bienestar material y espiritual de la población, como sé que es la voluntad de ustedes. Se requiere una atención detallada a los efectos negativos inmediatos y a corto plazo de TODOS los déficits: en la salud social, física y mental de la población, en particular de los grupos más vulnerables. Se debe observar y valorar de forma permanente los límites de la autonomía municipal, o reconocer la heteronomía de la mayoría de ellos. Atender la ampliación de las brechas territoriales y sociales. Se necesita incorporar, en los sistemas de información, indicadores que den cuenta del curso de los nuevos procesos, de forma que permitan monitorear los avances y rezagos de territorios, no solo en los municipios, sino en sus sistemas de asentamientos (pueblos o poblados urbanos o rurales, caseríos rurales, en particular los remotos, también llamados de difícil acceso)
  • La situación económica del país provoca o agudiza problemas a los que se responde con políticas, intenciones, proyectos y macroproyectos. Considero necesario dimensionar con cautela esos problemas, y su alcance poblacional y territorial, para poder sustentar niveles de prioridad.
  • Es indispensable no calificar de forma absoluta procesos, conductas o comportamientos que responden a la heterogeneidad social, económica y cultural de grupos y territorios. Esta se ha ampliado por sobre los enormes esfuerzos que se hacen en la actualidad. Por otra parte, las políticas benefician a determinados grupos socioprofesionales, socioocupacionales, sociodemográficos, socioterritoriales, y se reciben según las voluntades, aspiraciones y convicciones de cada uno.
  • Sé que 2022 será de mucho trabajo, de muchos esfuerzos, y espero éxitos en todo lo que proponen.

Jorge Enrique Torralbas. Profesor. Facultad de Psicología, UH

  • Ante la polarización como estrategia de destrucción, deben oponer el consenso como estrategia de desarrollo. Toda expresión que categorice, divida, agrupe o establezca jerarquías o derechos de un grupo sobre otro, debe ser evitada. No hay algo como “ellos” y “nosotros” o bandos. Que las etiquetas sean solo un medio en redes sociales digitales, pero nunca una política.
  • Es preciso el diálogo, incluso con aquellos con los que resulte incómodo hacerlo. Alimentar el disenso como estrategia diaria de dirección. En cada reunión, incluir un grupo que a priori se sabe que dirán algo diferente; en cada encuentro con algún sector, pedir reunirse con esos que dicen las cosas fuera de lo políticamente correcto. Es un diálogo que permita la capacidad de encontrar(nos) con el que piensa diferente. Quizás un voto negativo o una abstención sea hoy más revolucionario que el a favor unánime.
  • Estimular un proceso de reconciliación interno y con nuestra emigración. Existen sombras colectivas, que siguen pesando en la forma en que las cubanas y los cubanos se relacionan con su país. Hablar de nuestros errores puede ser duro, y obviamente peligroso, ante el acecho externo. Pero el propio presidente ha dicho que nada parece indicar que eso vaya a desaparecer. Entonces, ese proceso no puede seguir postergándose para un momento mejor. Quizás hacerlo sea lo que genere ese momento mejor; construirlo desde la reconciliación interna y externa, como vacuna ante la polarización pujante.
  • Al Presidente le diría: haga más visible el liderazgo colectivo en su gestión de gobierno; evite las reuniones donde estén cuatro en la presidencia y el resto en la audiencia. El territorio importa. Especialmente cuando se reúna con su equipo de gobierno, vuelva al círculo inicial donde solía hacer las reuniones. Pida que se trasmitan esas reuniones donde usted no está y sí el primer ministro y que muestren a sus ministros en acción. También, una estrategia en los medios locales donde se vea el actuar de los líderes en los territorios.

La dureza de la batalla ha hecho que su rostro se tense. Sonría. Hágalo como cuando recuerda el acto en Santa Clara. E improvise, como lo hizo ese día.


Aurelio Alonso. Premio Nacional de Ciencias Sociales y Caridad Cruz. Ingeniera. Fundación Núñez Jimenez

  • La constante del Estado ha sido encontrar soluciones inmediatas para las urgencias que se presentan recurrentemente en el país. Pero estas soluciones han relegado la revisión crítica y una propuesta participativa integral, basada en recursos propios, y sostenida en el tiempo, para dinamizar la producción de alimentos a la altura de la demanda de la población.
  • Recomendaríamos que esas respuestas no sean factores que desordenen, sino que formen parte de la integralidad deseada en el largo plazo. Como aportes prioritarios a esa integralidad pudieran estar: la recuperación de los suelos agrícolas y el fomento de la biodiversidad como soportes principales para elevar la producción; que la escala de las unidades productivas posibilite un manejo humano y esté basado en recursos propios; el redimensionamiento de la producción de azúcar de caña sobre criterios cualitativos y no solo cuantitativos; que la agroecología, la permacultura y otras prácticas que aportan soberanía alimentaria y energética, y motivación a las nuevas generaciones, se articulen orgánicamente y aparezcan debidamente legisladas; que los medios de comunicación sean un instrumento más efectivo para la superación de las deficiencias en los hábitos alimentarios de la población y que dejen de promover la producción y el consumo de alimentos que, como los embutidos, provocan enfermedades que repercuten en la carga y los costos del sistema de salud.
  • En la visión de una nueva estructura económica, el Estado pudiera definir con mayor precisión qué esferas de la producción y los servicios funcionarían con más eficiencia en las formas no estatales, y emprender caminos de transformación específicos y articulados, sin que se afecte la orientación socialista de la economía en su conjunto, en la cual predominarían los sectores fundamentales, también a definir por el Estado. No se debe identificar economía socialista con economía estatal. Ni perder de vista que, en la construcción de esa economía, las formas socializadas de producción y servicios, estatales y no estatales, deben ser las predominantes, con un papel realmente protagónico tanto del obrero de la empresa estatal como del asociado a la cooperativa, de manera tal que también se vaya desarrollando progresivamente una cultura donde el sentido de la prosperidad no se limite a la ganancia. A medida que esa diversidad en la gestión se consolide, deberá ir tomando forma la competencia de los sectores que confluyan y se interrelacionen.
  • El crecimiento desmesurado del mercado informal refleja niveles de corrupción particularmente lesivos en los terrenos de la alimentación, los medicamentos, la venta de influencias y otros aspectos. Se requieren acciones más drásticas y que lleguen a todos los niveles del ejercicio de poder político y administrativo. Cuando la población vive en condiciones de austeridad, resulta ofensiva la obesidad de muchos de nuestros dirigentes, hombres y mujeres, que también están presentes en todos los niveles.

Anabel Díaz Hurtado. Socióloga. Universidad Central de Las Villas

  • En primer lugar, la formación de cuadros y dirigentes desde una visión estratégica, que les de herramientas para gestar procesos, conducir el desarrollo e interactuar desde el compromiso y el sentido de la humildad y el deber para con el otro, y el proyecto del cual son sujetos creativos y transformadores. La importancia de lograr, desde las estructuras educativas, la formación en ciencias políticas, administración pública y el trabajo social, disciplinas hoy ausentes de los programas de la educación superior y que no se logra potenciar con cursos cortos y capacitaciones.
  • En segundo lugar, la necesidad de conceptualizar e implementar lo referido a la autonomía local de los gobiernos, definiciones que hoy se encuentran más establecidas en el discurso y muy poco en la realidad concreta de la gestión gubernamental a escala municipal. Este tema, pasado por el tamiz de la participación popular, hoy no puede ser un slogan o reto y sí una necesidad sentida de dirigentes y población en general.
  • En tercer lugar, y no en orden de prioridad, la atención diferenciada –con contenido del contexto cubano actual y proyección futura– a las organizaciones del sistema político cubano. En este caso, lo referido a sus contenidos y vínculos con las masas que las integran y a las cuales representan. Especial atención ameritan las organizaciones juveniles (políticas y de vanguardia) y los sindicatos de trabajadores, pues en ellas descansan las bases más solidas de nuestro proyecto y el sentido humanista de la Revolución. Recomendaría poner la mayor prioridad en los niños, adolescentes y jóvenes, a ellos se debe todo lo que seamos capaces de lograr y proyectar, en ellos está el futuro de Cuba; las políticas y servicios tienen que contener a estos grupos y pensar en ellos como motores del desarrollo y la sostenibilidad de un proyecto que hoy tiene su mayor reto: contener en sí mismo la esencia de la Revolución cubana en la medida en que se recontextualiza.

Roberto Corral. Profesor. Facultad de Psicología, UH

  • Le diría que lo más importante consiste en no intentar ser un líder en solitario, sino procurar una verdadera dirección colectiva, que admita la diferencia y la crítica popular. Evitar respuestas populistas que se concentren en resolver algunos problemas de inmediato. Evitar el autoritarismo histórico y los criterios inapelables. Tener la valentía necesaria para eliminar cuadros ineficientes, aunque sean políticamente correctos o estadísticamente representativos. Vigilar los peligros de los que debe cuidarse en su entorno: corrupción de los cuadros mayores e intermedios; actores con poder histórico, pero ya fuera de contexto; nepotismo, amiguismo y absolutismos, fidelidades políticas o personales a individuos y no a ideas. Apoyarse en las ciencias, no solo en las naturales y tecnológicas, sino también en las sociales que pueden alumbrar soluciones diferentes; mantener el diálogo que ha iniciado como un estilo de gobierno permanente y no una alternativa emergente y provisional; aceptar criterios diferentes de los estrictamente partidistas y dialogar con quienes los plantean; procurar visiones de país y no solo soluciones puntuales, a nivel de barrio o empresa, porque la nación no es un conjunto de barrios y localidades. Hacen falta medidas nacionales que cuenten con el apoyo de la mayoría de la población, pero será necesario atender también los criterios de las minorías. Buscar una diplomacia más efectiva con amigos, enemigos y aliados. Negociar un “ganar-ganar” por encima de un siempre “ganar-nunca-perder”. Evitar la comunicación triunfalista; aparecer con más frecuencia en los medios de comunicación públicos oyendo críticas y aceptando propuestas de soluciones. Le sugeriría además que no intente parecerse a ninguno de los que lo precedieron. Tiene que crear un estilo propio y atractivo. No puede ser un maestro de escuela que regaña a sus estudiantes todo el tiempo, pero tampoco un buen abuelo que halaga siempre a sus nietos. Reconocer la excelencia y criticar el error en todo lo que ocurra. Representar la mayor oposición al gobierno y sus ejecutores, desde su mirada crítica. Que haga ejercicio físico y mejore su imagen pública.
  • En resumen, saber qué se puede sacrificar y qué no, y tener el coraje de decírselo al pueblo. 

Rosa Campoalegre. Investigadora. Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas 

¿Tres minutos? Cuatro propuestas:

  • Dentro de las políticas posibles, me enfocaría en la necesidad de avanzar con acciones prácticas, aunque asentadas en cambio de paradigma. No hay recetas, pero sí un antídoto: siempre con el pueblo, siempre reinventarse, participación y ciencias a toda línea.

Reiteraría:

  • Continuar avanzando hacia un nuevo enfoque de política pública integrado, interseccional, participativo. ¿Acciones concretas? La política en la casa de cada ciudadano: leer la vida cotidiana como músculo de la política. ¿Prioridades? Miles. ¿Una? Protección de la población contra la inflación. 
  • Es imperativo un sistema nacional e integrado de cuidados que deje atrás el paradigma de la dependencia y coloque en el centro el cuidado como derecho universal, lo cual debe expresarse de manera más clara en el texto constitucional y abarcar sus dos aspectos, el derecho a recibirlos a proveerlos. Este segundo aspecto incluye el derecho a decidir cuándo, cómo y en qué condiciones se cuida, algo que suele ser negado debido a la feminización de los cuidados.
  • Es inaplazable una ley integral frente a las violencias.
  • Finalmente, visite el CIPS y su Cátedra de estudios sobre afrodescendencias; hablemos de la lucha contra el racismo, para seguir mirando a la sociedad cubana para transformarla/nos.
  • Facilitar un trabajo digno, visto como derecho y deber social, que garantice las condiciones para el acceso al bienestar material y espiritual de quienes trabajan y sus familias.

Jesús Menéndez. Geriatra. Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud.

  • El gobierno ha dado gran importancia a la ciencia para la toma de decisiones. En este sentido, teniendo en cuenta que el envejecimiento poblacional atañe a la seguridad nacional, les propondría crear un grupo de Gerociencia –concepto nacido hace pocas décadas y en avance en el mundo–, que promoviera al envejecimiento como tema principal de investigación, que tribute al Programa Nacional de Investigación en Envejecimiento y Salud ya existente.
  • Les propondría también acelerar la creación de un sistema de cuidados a largo plazo, para todas las edades, que incluya cuidados al final de la vida, con corresponsabilidad y cofinanciamiento del gobierno, familia y sociedad civil. Paralelamente, fomentar los entornos amigables con las personas mayores, lo cual abaratará los cuidados al “empujarlos” hacia los últimos años de la vida.
  • Les comentaría que debemos ser más oportunos con las noticias, dar antes que nos den. Decir nosotros antes que otros nos digan nuestros asuntos. Eso nos haría más creíbles y ayudaría a contrarrestar la guerra mediática que sufre nuestro país.
  • Por último, les diría que a la empresa estatal socialista hay que virarla al revés y al derecho de nuevo, como a una media. Es la única forma que sea eficiente y sostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario