Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

miércoles, 9 de febrero de 2022

Si usted tuviera 3 minutos a solas con el Presidente y el Primer Ministro, ¿qué les recomendaría priorizar? (3ra. parte)

Con esta publicación termina La Letra de Temas 2022. Periodistas como José Alejandro Rodríguez, Abdiel Bermúdez y Armando Franco, historiadores como Fabio Fernández, investigadores como Gilberto Valdés y Carlos Alzugaray, responden aquí a la última pregunta realizada por el equipo editorial de la revista.

3. Si usted tuviera 3 minutos a solas con el Presidente y el Primer Ministro, ¿qué les recomendaría priorizar?


Fabio Fernández. Profesor de Historia, UH

Le insistiría al presidente en la necesidad de asumirnos como una sociedad en crisis, marcada por el despliegue de fuertes contradicciones que llevan más de treinta años incubándose. Subrayaría la presencia en la Isla de nuevos sujetos políticos, esencialmente las nuevas generaciones, cuyas aspiraciones crecientes no encuentran vías de cristalización en la Cuba de hoy; la vitalidad de reconocer las fracturas del consenso político estructurado por años en torno al proyecto socialista y cómo de ello se desprende el reto de hacer política de forma distinta.

Le aconsejaría no perder un segundo en la aplicación de las reformas definidas en los últimos tres congresos del PCC y esbozadas en la Constitución; cultivar el ejercicio de la autocrítica y huir del discurso triunfalista.

Asimismo, valdría recalcarle la obligación de refundar nuestra manera de asumir la comunicación política, lo perentorio de romper con viejos esquemas.

También sostendría frente a él la importancia de potenciar la participación ciudadana y asumir con valentía la existencia del disenso, desde el ámbito de las estructuras del Poder Popular hasta la vida interna de las organizaciones políticas, estudiantiles, sectoriales y de masas.

Toca recomendarle que prosiga con el proceso de intercambio con actores diversos de la sociedad civil, que se mantenga y amplíe el trabajo en las comunidades desfavorecidas. 

Además, le llamaría la atención respecto a que la Cuba mejor por la que apostamos requiere codificar en leyes los derechos y garantías refrendados y ampliados por la nueva Constitución.  A su vez, lo exhortaría a no desmayar en el empeño de conectar ciencia y política y en la apuesta por la asunción del universo de la informatización y las nuevas tecnologías como elemento consustancial para el progreso del país.

Por último, le remarcaría la obligación de pensar en la gente de a pie, esa para la cual ha de trabajar todo liderazgo que busque, día a día, ser legítimo ante los ojos de su pueblo.


Carlos Alzugaray. Politólogo

  • Manejar la economía de una manera similar a como se hizo con la pandemia. Crear un Grupo Temporal de Trabajo e incorporar al mismo a los mejores economistas del país.
  • Ejercer y exigir total transparencia en el manejo de los temas económicos.
  • Ser constantes autocríticos y transparentes sobre lo mal hecho.
  • Sustituir a los funcionarios del gobierno que no estén en disposición de cambiar conceptos y estructuras.
  • Evitar dar la impresión que el bloqueo es un valladar infranqueable. Enfatizar que puede y debe ser superado y que no es un obstáculo para el desarrollo.
  • Enfatizar la autonomía de los cuadros, en la teoría y en la práctica.
  • Urge enfatizar la autonomía intelectual y cultural y la promoción de una esfera pública en la que se pueda materializar la diversidad de nuestra sociedad. Ambas pueden ser fortalezas y no debilidades para nuestro modelo sociopolítico.
  • Tomar una actitud más proactiva en la superación de los daños del bloqueo. Prohibir que los cuadros comiencen un análisis crítico del trabajo en sus esferas con quejas sobre cómo las afecta. Ese punto debe estar al final de sus presentaciones críticas, y añadir qué medidas se han tomado para superar las afectaciones en el área de la cual son responsables.
  • Insuflar a todo el aparato administrativo y empresarial estatal con la idea de la autonomía con efectividad, de las formas estatales de gestión económica.
  • Transparentar todo lo realizado en materia de medidas represivas por los acontecimientos del 11 de julio.
  • Someter el Decreto Ley 349 a revisión y reforma, en consulta con intelectuales, escritores y artistas. 
  • Iniciar un proceso de reforma política que abarcaría los siguientes aspectos: al igual que se hace con los diputados, elecciones directas a los cargos de presidente, vicepresidente, gobernadores e intendentes; nominación mínima, por las asambleas municipales, de al menos dos candidatos por cada cargo electivo.
  • Crear un sistema de medios públicos de comunicación que sea autónomo del gobierno, que abarque un periódico, un canal de televisión y una red social, regido por una junta de expertos elegidos por la Asamblea Nacional.
  • Hacer las modificaciones necesarias a la ley que permitan la creación de medios independientes de comunicación, por la vía de cooperativas de periodistas.

Lázaro Mora. Vicepresidente, Sociedad Económica de Amigos del País

  • La selección y preparación de los cuadros encargados de implementar las nuevas políticas. Es necesario que las entiendan y las hagan suyas, pero hay que prepararlos; de lo contrario, habrá un fracaso descomunal y no habrá una segunda oportunidad. Eso quiere decir que el que no lo entienda o actúe consecuentemente con ello, tendrá que ser sustituido, sin contemplaciones, pero no desecharlos, pues pueden ser útiles en otras responsabilidades.
  • Avanzar en todo aquello que implique un incremento de la producción y de las exportaciones de nuestro país. Eso será estratégico para nuestro desarrollo.
  • Cultiven las relaciones con las organizaciones de la sociedad civil de Cuba, desechen los prejuicios derivados de las políticas de la era de la URSS y del socialismo real.
  • Las organizaciones de la sociedad civil en Cuba son patrióticas, defienden la independencia y soberanía. Ha sido un error no enfrentar este tema en el que la Revolución tiene todas las de ganar. Si estamos seguros de que contamos con el apoyo mayoritario del pueblo, ¿cuál es el temor?
  • José Martí concibió una República con todos y para todos, en la cual cubano fuera más que blanco, más que negro, donde todos tuvieran las mismas posibilidades y derechos, una Cuba independiente, para impedir que los Estados Unidos, que codiciaban la dominación de nuestro territorio, cayeran con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América. La muerte de Martí, Maceo y otros combatientes independentistas antimperialistas, la intervención y ocupación norteamericana, la disolución del Partido Revolucionario creado por Martí, y del Ejército Libertador, crearon las condiciones no solo para la imposición de la Enmienda Platt, sino para que el control de la economía pasara a manos norteamericanas en contubernio con los criollos que se habían opuesto a la independencia de Cuba y la abolición de la esclavitud, representados por autonomistas y empresarios en el gabinete de Tomás Estrada Palma. Esas fueron las bases de la República neocolonial tutelada por los Estados Unidos, existente hasta 1958. Hay que rescatar al Martí antimperialista, no permitir que lo citen fuera del contexto histórico.

Abdiel Bermúdez. Periodista

Cuando las necesidades son tantas, decidir lo prioritario es complicado. Me arriesgo: hoy no pocas decisiones (y bandazos) en Cuba parecen moverse al compás de las redes sociales, que no son la realidad misma y se “movilizan” a partir de algoritmos, bots y bajas pasiones. Pretender que la vida transcurre en la red, y ser actores de una puesta en escena virtual, aderezada con atisbos de realidades, flaco favor le hace a las estrategias diseñadas diacrónicamente, y a las problemáticas más urgentes que enfrenta un pueblo deseoso de encontrar su proyecto de vida en su país, sin que aspirar a más se traduzca en irse de una vez…

Esto no significa obviar los discursos on line que, a fin de cuentas, son seguidos por una generación digital (más de 6 millones de cubanos navegan hoy en redes sociales) e imponen matrices de opinión hipercríticas respecto a la gestión del gobierno. En este sentido, recomendaría a los principales dirigentes del país transparentar la comunicación, con una visión que permita el entendimiento cabal de las políticas que se adoptan como resultado de un abordaje crítico de la realidad. No hay nada que, bien explicado, no pueda ser comprendido; y, en última instancia, siempre se agradece la explicación, que es asimismo una tarea del gobierno. Cuando ha sucedido, ha valido la pena.

Si bien es cierto que nuestros recursos naturales son escasos y no es fácil dirigir un país con las manos atadas (las sanciones a cuantos negocian con Cuba son más amenazantes que la espada de Damocles), también es posible que se cometan errores, o que las decisiones no sean las más certeras en un contexto determinado. Ha sucedido. Pero la autocrítica no es dañina si contribuye a visualizar soluciones. Y hay que desterrar palabras como censura, tabú, polémica, crítica…

Urge compartir una visión plural de la sociedad cubana. No es admisible conectar con los problemas de Cuba tomando como punto de partida lo publicado en medios independientes y extranjeros, porque la prensa oficial hace silencio. Democratizar la información implica apelar a políticas informativas ajenas a una centralización que ya no es posible, y que pone al sistema de medios públicos cubanos y al propio gobierno ante el desafío de la credibilidad. La Revolución solo se sostiene en esa credibilidad. Y tiene las herramientas. Solo necesita aprender a usarlas, y asumir las consecuencias.


Raudilio Martín. Jurista

El propio Presidente, en sus últimos mensajes, ratificó la idea que el bloqueo persistirá, y no se equivoca; es Ley del Congreso de los Estados Unidos y política imperial. En tal sentido, le recomendaría que prohíba a ministros, directores de empresas y funcionarios justificar con el bloqueo sus ineficiencias y faltas de gestión. Para denunciarlo están los políticos y las instituciones especializadas, en boca de los administrativos causa rechazo en la población, que lo ve como justificación y teque.

La lucha contra la burocracia no es del todo efectiva, llevamos años con exhortaciones; hay que pasar a suprimir estructuras y efectuar cambios de verdad en el estilo. La discusión, en la última Asamblea Nacional del Poder Popular, con respecto a la inversión extranjera, fue una demostración del inmovilismo burocrático, ¿hasta cuándo el ministro va a repetir sus explicaciones? Todo tiene límite. También se da mucho burocratismo en las estructuras del Poder Popular, el trabajo directo en las comunidades por parte de la alta dirección del país ha demostrado cuán alejados de la base y del pueblo están muchos de los dirigentes cubanos.

Devolver la vitalidad a la agroindustria azucarera llevará tiempo, esfuerzo y recursos, pero debe ser una prioridad. La nación lo necesita por su historia, sus potencialidades económicas y simbolismo. Es honor nacional, hay que llevar a ese sector cuadros capaces de cualquier sacrificio. El liderazgo actual debe marcar el inicio de la reversión.

Por último, profundizar con urgencia las medidas transformadoras en la agricultura, priorizar el apoyo a los productores y eliminar estructuras intermediarias. Sería muy bien recibida una audiencia con todos los que tienen propuestas y ofrecen soluciones, aunque discrepen desde adentro.


Armando Franco. Periodista

  • Divulgación de un informe sobre los sucesos del 11 de julio, con información sobre los detenidos y sus respectivos procesos judiciales.
  • Política de transparencia.
  • Fortalecimiento del Sistema de Medios de Prensa Públicos e implementación de la Política de Comunicación.
  • Proceso crítico de evaluación del funcionamiento de las organizaciones políticas y de masas: CDR, FMC, CTC y UJC.
  • Revisión de los resultados de la política de cuadros durante la última década.
  • Sustitución de cuadros políticos incompetentes e impopulares que vician el diálogo entre las estructuras de gobierno y la ciudadanía.

Gilberto Valdés. Investigador. Instituto de Filosofía

Que priorizara el monitoreo del programa de soberanía alimentaria y de educación nutricional, sobre todo de base agroecológica, velando por los obstáculos que frenan las medidas adoptadas para estimular la producción y comercialización de productos del agro. El pueblo necesita percibir los resultados de ese esfuerzo. Se trata de un imperativo político para afianzar el consenso popular en torno a la alternativa histórica de la Revolución, en medio de la disputa hegemónica frente al imperialismo y su estrategia híbrida para la restauración del orden capitalista dependiente en Cuba.

Le diría que, conocida y divulgada la estrategia imperialista del llamado golpe suave, lo más significativo ahora es profundizar en los desafíos que plantea al pensamiento y a la práctica política revolucionaria cubana actual.

Llamaría la atención sobre la necesidad de que el trabajo político e ideológico se atempere a la nueva sensibilidad simbólico-comunicativa y cultural, incluyendo la llamada estetización de la política; más que rechazarla, se trata de oponer un sentido democrático liberador al uso enajenante que hace la dominación capitalista de estos fenómenos globalizados.


Iramis Rosique. Consejo editorial, La Tizza

Las cuestiones relativas a la vida material, en tanto urgencias, deben priorizarse, con las medidas necesarias, aunque sean provisionales. Pero, al mismo tiempo, creo que hay que orientar grandes esfuerzos a la comprensión del momento que vivimos. Cuando escucho el modo en que se lleva el debate oficial sobre la mayoría de los asuntos, me da la impresión de que el primer obstáculo es no saber de qué va el problema. Hace falta un lugar, más allá de la urgencia, para pensar la gran política, qué somos y qué queremos ser como sociedad, qué es o será nuestro socialismo, qué estamos construyendo para las futuras generaciones. Hay que tomarse un tiempo para pensar con profundidad sobre todas las esferas de la sociedad cubana, si queremos salvar el socialismo, porque la ausencia de esa reflexión solo está trayendo que, en el lugar donde antes estuvieron las piezas y partes del viejo socialismo eurosoviético, estas sean sustituidas por “modernas” y “eficientes” piezas del capitalismo. Volverse sobre esto es urgente también, antes de que sea demasiado tarde.


Armando Fernández. Historiador ambiental

SOLO FORMULARIA UNA PREGUNTA QUE DEBERIA RESPONDERSE A TODA LA POBLACION:

¿POR QUE TARDARON 10 AÑOS EN APLICAR LOS ACUERDOS DE TRANSFORMACION QUE SE CONSENSUARON CON LA SOCIEDAD?


José Alejandro Rodríguez. Periodista

En tres minutos, les reconocería el papel que están jugando, en abrir entendederas, dejar atrás muchos atavismos que han demostrado ser inoperantes y mover el pensamiento innovador en todos los órdenes de la vida. Que no extravíen esa acometida saneadora.

Les sugeriría que se creara un observatorio crítico y analítico permanente del propio proceso de transformaciones, para detectar a tiempo las desviaciones en la aplicación de las medidas que se aprueben, o la inviabilidad de las mismas. Un instrumento corrector sistemático.

Les propondría un espacio habitual en la TV, radio y demás medios de comunicación (podría ser mensual), en el cual respondieran preguntas e inquietudes de la población, de cualquier tipo. Someterse al arbitrio y los sentires públicos podría ser una demostración de fortaleza y no de debilidad de nuestro socialismo. Un ascenso en conquistar toda la democracia posible para nuestro socialismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario