Fidel


"Peor que los peligros del error son los peligros del silencio." Fidel Castro Ruz

jueves, 4 de julio de 2019

Salario, oferta y precios: una tríada que no se descuida

Ampliar y diversificar las ofertas en pos de favorecer la calidad de vida de la población es una de las prioridades para evitar la inflación. Foto: Dilbert Reyes Rodríguez
Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación (MEP), al intervenir en la Mesa Redonda reconoció que el aumento salarial en el sector presupuestado incrementa la capacidad adquisitiva, lo cual se refleja en un alza de la demanda. Si esta no se respalda con una elevación de la oferta pudiera provocar un efecto inflacionario o desabastecimiento, lo que se llama inflación deprimida, puntualizó.
Nosotros vamos a trabajar por el lado de la oferta y hay que razonar, como ratificó el Presidente Díaz-Canel, que no estamos ante una reforma salarial. Aumentar precios anularía el efecto del incremento salarial y se reduciría la capacidad adquisitiva, precisó el Ministro.
En ese contexto, lo que corresponde es trabajar para buscar alternativas que aumenten la capacidad de compra sin incrementar precios, y sin provocar desabastecimientos o escaseces, reiteró.
Se puede ganar más vendiendo más y no vendiendo más caro, y eso es válido tanto para el sector estatal como para el cuentapropista, precisó el titular del MEP.
Para trabajar sobre los precios existe la posibilidad de aplicar medidas administrativas, de control y supervisión, y también con instrumentos más financieros, relacionados con el incremento y diversificación de la oferta, manifestó.
Ejemplificó que con todas las inversiones que se hacen en la infraestructura de las comunicaciones, se abre una posibilidad para diversificar la oferta en esa rama, igual que en los servicios de acceso al turismo.
Agregó que el turismo nacional es grande y ya en el primer semestre del año creció un 13 %.
Hay que crear ofertas atractivas para la familia cubana, no quiere decir que todo el mundo pueda ir todos los meses, la cuenta que hay que sacar es que ahora podré ir una o dos veces, comentó.
También se refirió a los servicios gastronómicos que son reanimados en todas las provincias, igual que los culturales, y esas son otras vías para que la población tenga más opciones.
Sentenció que el incremento salarial tiene que expresarse en más calidad de vida. Hay posibilidades, afirmó, a la vez que enfatizó en que se seguirán respaldando las ofertas económicas en el mercado.
En torno a las preocupaciones sobre la fuga de divisas del país, Alejandro Gil explicó que la estrategia consiste en crear ofertas competitivas respecto a los productos que importan las personas naturales sin carácter comercial, pero que terminan teniendo un impacto en la economía.
No se trata de prohibir, subrayó, sino de ampliar y diversificar las ofertas en pos de favorecer la calidad de vida de la población.
En paralelo, dijo, se trabaja en la consolidación del desarrollo local, a partir de los recursos endógenos de los territorios.
Recordó, en ese sentido, sectores o actividades priorizadas como el turismo, la informatización, los proyectos de desarrollo local, el autoabastecimiento municipal. O sea, diversificar las ofertas sin acudir al incremento de los precios.
 

UNA LUCHA DE TODOS
Durante la Mesa Redonda se dio a conocer que ya existen denuncias de personas que acaparan, revendedores, transportistas y comerciantes que han elevado los precios. Al respecto, la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, resaltó que la población ha entendido que esta es una batalla que libramos todos juntos para que el país salga adelante.
Enfrentaremos a los especuladores y a aquellos que ponen precios irresponsables y oportunistas para obtener ganancias, afirmó. Habrá medidas de supervisión y control. El comercio es estatal y se busca que no haya incremento de los precios mayoristas ni minoristas.
La Ministra enfatizó en que la capacidad de compra no puede afectarse ni en el sector presupuestado ni en el empresarial, por tanto hay que velar porque no se produzca un incremento de los precios ni en el sector estatal ni en el privado.
No hay argumento para ello, precisó, pues los costos de las mercancías se van a mantener igual. Puso como ejemplo el caso de los transportistas, que deben adquirir el combustible en la red de comercios estatales a los precios establecidos, los cuales no han sufrido cambios y, por tanto, no hay razón para variaciones en el costo del pasaje.
Todos debemos operar en un ambiente de legalidad, transparencia y orden, significó, y detalló que este es un sector que se continúa organizando a través de medidas que van, desde la venta de combustible mediante tarjetas magnéticas, hasta un mayor control para eliminar el desvío y el robo.
El papel de los gobiernos locales es esencial en este proceso, pues tienen facultades y prerrogativas para establecer los precios de acuerdo con las características de los territorios.
Pensamos que la generalidad de los trabajadores por cuenta propia no van a incrementar los precios para obtener ingresos –apreció Meisi Bolaños Weiss–, confiamos en que ellos van a comprender las medidas explicadas, porque los cubanos se ayudan entre sí.
No obstante, el control popular será una herramienta en el enfrentamiento, por lo que se habilitarán correos electrónicos y un sitio web para que la población denuncie los hechos de incrementos de precios, para atenderlos con la oportunidad y rigor que requieran.
 

EL RESPALDO ESTÁ GARANTIZADO
¿De qué parte del presupuesto se saca el dinero para asumir el incremento salarial? Fue una de las preguntas que se suscitó en la Mesa Redonda, ante lo cual la Ministra de Finanzas y Precios aprovechó la oportunidad para precisar que se tienen aseguradas las fuentes y recursos que permiten la sostenibilidad dentro del presupuesto para la aplicación de esta medida.
Significó, además, que se vigila el equilibrio para que no se sobrepase el déficit fiscal que se tiene aprobado.
Este plan es un reto a la sostenibilidad –aseveró la Ministra– porque va a partir de los niveles actuales, con un fondo aprobado al inicio del año y que cambia en los próximos seis meses. Para ello se tienen en cuenta el dinero que no se ejecuta y la transferencia de fondos.

Estamos llamando a un ahorro estricto de los gastos presupuestarios, expresó Bolaños Weiss, en tanto ese ahorro ayudará a que no se disparen las cifras planificadas.
Hay un grupo de gastos que no se han ejecutado, que serán retirados y se utilizarán como fuente para asumir los nuevos que se deriven del incremento del salario, puntualizó la titular de Finanzas y Precios.
Para ello es necesario recaudar todos los ingresos que estén previstos, y puso como ejemplo la necesidad de eliminar todas las deudas que tienen los ciudadanos con el banco, para que ese dinero pueda circular desde diversas formas. Alertó que el enfrentamiento a la evasión de las deudas será una prioridad, y convocó a una reacción mayor del pueblo hacia la impunidad por esta causa.
Señaló que se van a dinamizar y a crear servicios que generen mayores ingresos al presupuesto del Estado y aseguró que estas medidas se van a lograr porque el personal de las áreas contables de las unidades presupuestadas está apto para asumir esta nueva tarea del Estado. Ellos trabajan con el compromiso y el deber de su encargo social, enfatizó.
La Ministra insistió en que esta no es solo una cuestión institucional, pues a la eficiencia y eficacia contribuimos todos, todos tenemos el deber de aportar desde nuestra propia responsabilidad y atendiendo a los indicadores de cada puesto laboral.
 

UNA RESPONSABILIDAD SOCIAL
El presupuesto del Estado ha respaldado siempre las cifras millonarias que el país invierte en el sistema de Seguridad Social, pero crear esas riquezas es parte de la responsabilidad colectiva que tenemos como sociedad.
La Ministra de Finanzas y Precios esclareció en el programa televisivo dudas en torno a los pagos de los impuestos sobre los ingresos personales y el aporte a la seguridad social.
Los impuestos en Cuba siempre han tenido un principio de generalidad, y se han aplicado en la medida en que se han ido creando las condiciones y de forma equitativa, precisó. Así lo vimos cuando se aplicó en el sistema empresarial.
En aquel entonces se realizó de acuerdo con los resultados y las utilidades de cada entidad, una vez cumplido el aporte al presupuesto del Estado. En este caso se estableció que las personas que hoy cobran 2 500 pesos o más, asociados al pago por resultados, las utilidades y el perfeccionamiento empresarial, son las que pagan estos impuestos.
Para el sector presupuestado, que no tiene sistema de pagos ni utilidades, porque el dinero responde al salario escala, se implementará el impuesto sobre ingresos personales a aquellas personas que cobren de acuerdo con su salario escala 2 500 pesos o más, en cualquiera de los sectores.
La Ministra aseguró que estas medidas no entrarán en contradicción con una futura reforma salarial. Agregó que en los próximos días el Ministerio de Finanzas y Precios, de conjunto con la ONAT, dará más información y respuestas a las interrogantes sobre el tema.
Con respecto al aporte a la seguridad social añadió que, a partir de los incrementos salariales anteriores a determinados sectores, existe ya un grupo importante de personas que contribuye, y con la aplicación de este incremento, se generaliza el aporte por parte de los trabajadores.
Esta es una medida que se realiza por retención, desde los centros de trabajo, explicó Meisi Bolaños Weiss.
Todos los trabajadores están involucrados, detalló: aquellos que ganen hasta 500 pesos solo pagarán el 2,5 %, y quienes cobren más de 500 aportarán el 5 % a la contribución a la seguridad social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario